0

ÚLTIMOS ARTÍCULOS
Cargando...
martes, 15 de mayo de 2012

Credo explicado: Descendio a los infiernos y al tercer día resucito de entre los muertos

martes, mayo 15, 2012

El Credo en su quinto artículo dice: "Descendió a los infiernos y al tercer día resucitó de entre los muertos".

Descendió a los infiernos significa que la Santísima alma de Jesús luego de la muerte fue donde estaban las almas de los santos muertos antes que él.

Éstas permanecían allí ya que como habían fallecido antes de Jesús no habían podido entrar al Cielo ni al Paraíso, ya que aún no había sucedido la muerte de Jesucristo por nuestros pecados.

Por eso dicha frase no se debe confundir con que Jesús descendió al infierno donde está Satanás.

Resucitó significa que Jesús volvió a juntar su cuerpo y alma para nunca más morir, tal como dice Romanos 6.9: "Sabemos que Jesucristo resucitado entre los muertos no muere ya otra vez, y que la muerte no tendrá ya dominio sobre Él".

La resurrección de Jesús es la verdad culminante, la más elevada de nuestra fe que nos enseña que Jesús es Dios, y que nosotros también resucitaremos.

Es un acontecimiento real con manifestaciones históricas comprobadas, tal como lo afirma el Nuevo Testamento.

En el Credo cuando se menciona que Jesús descendió a los infiernos, se quiere confirmar la real muerte de Él. De este modo la muerte que tuvo en la cruz fue para nuestro beneficio, y por lo tanto logra vencer a la muerte y al mismo señor de la muerte que es Satanás.

El modo en que Jesús, ya muerto, desciende a la morada de los muertos es en alma y persona, es decir como persona divina unida a su alma. Una vez allí, todos los justos muertos que le habían precedido se encontraron con que Cristo les había abierto las puertas del cielo.

El cumplimiento de la salvación se realiza en esta fase de la vida de Jesús que confiesa el Credo, el descenso del hijo de Dios a los infiernos, momento último de la misión del Mesías

Leer sobre la Resurrección de Jesús en este otro artículo

0 Feed Rss de Religión Católica Romana



 
Ir Arriba