0

ÚLTIMOS ARTÍCULOS
Cargando...
miércoles, 20 de junio de 2012

Noveno mandamiento explicado: No consentir pensamientos ni deseos impuros

miércoles, junio 20, 2012

yyy44.gif

El noveno mandamiento dice "No consentirás pensamientos ni deseos impuros".

Este mandamiento se refiere a la concupiscencia (deseo muy fuerte) de la carne y prohíbe los deseos desordenados, los malos deseos contra la castidad y los males pensamientos.

Y no sólo no se debe desear a la mujer del prójimo, sino nada que le pertenezca.

Aunque se mire o se desee a alguien casado con malos deseos, ya se comete pecado de adulterio en el corazón.

Este mandamiento también implica tener pudor, o sea no mostrar lo que debe permanecer oculto ya que preserva la intimidad de la persona. El pudor rechaza al exhibicionismo.

Los niños deben ser educados en el pudor, por eso hay que tener cuidado de no dejarse llevar por la permisividad de las costumbres pues con el pretexto de una falsa libertad se lo puede llevar a excesos inmorales.

Hay que educarlos en forma responsable, enseñándoles el respeto hacia la verdad, y la buena moral y espiritualidad.

La mejor forma de evitar la concupiscencia de la carne es manteniendo un corazón puro y teniendo siempre presente a Dios en nuestros pensamientos, para que nos ayude a no caer en el pecado, y a alejar rápidamente cualquier pensamiento o fantasía indeseable.

Obviamente mantener un corazón puro es difícil pero no imposible, siempre y cuando se rece, se practique la castidad y no se aleje de la buena intención y de la mirada pura.

También se debe tener no sólo pudor en todo lo que tenga que ver con la espiritualidad y el sentimiento, sino que también con el cuerpo es decir alejarse del exhibicionismo, las incitaciones sexuales, la pornografía, y cualquier tipo de espectáculo de este tipo.

La intimidad de la persona siempre está preservada con el pudor, de este modo se dignifica sí misma y en relación con los demás

0 Feed Rss de Religión Católica Romana



 
Ir Arriba