0

ÚLTIMOS ARTÍCULOS
Cargando...
martes, 3 de julio de 2012

Bautismo catolico, de sangre, de deseo: Sacramento explicado

martes, julio 03, 2012

Sacramentos bautismo_5-251x300.jpg

El santo bautismo es el fundamento de toda la vida cristiana ya que es la puerta para entrar a la vida en el Espíritu, ya que nos borra la mancha del pecado original y nos hace cristianos.

Pero si bien borra los pecados, deja la inclinación hacia los mismos (esto es lo que se llama concupiscencia).

El bautismo no se puede repetir ya que imprime en el cristiano un sello espiritual e imborrable que se llama carácter, el cual no es quitado jamás ni siquiera por el pecado.

La palabra bautismo significa "sumergir" dentro del agua y viene del griego.

Cristo empezó su vida pública haciéndose bautizar por Juan en el Jordán. Esto lo hizo para hacerse uno de tantos.

En Mateo 28, 19 leemos que Jesús luego de su resurrección le dijo a sus apóstoles que bautizaran en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, por eso la Iglesia desde el día de Pentecostés administra el Santo Bautismo.

Es necesario bautizar a los niños lo más pronto posible ya que el bautismo es un regalo que se les da, y es un inmenso favor que se les hace para su bien, del mismo modo que los padres no le piden permiso ni esperan a que sean grandes para darles las vacunas que los van a salvar de una enfermedad.

Los padres tienen la obligación de hacer bautizar lo más pronto posible a sus hijos para que no tengan peligro de morir sin haber recibido este santo sacramento. De todas formas cuando el niño llegue a ser mayor es libre de aceptar esa herencia del cielo que le dieron sus padres a través del bautismo, ya que él decidirá si acepta ser un buen cristiano y vivir como tal, o si elige el mal camino y se condena a sí mismo por su propia voluntad.

Es necesario el bautismo para salvarse ya que Jesús dijo que el que crea y se bautice se salvará y quien no vuelva a nacer por medio del agua y del Espíritu Santo no puede entrar en el reino de Dios. (San Mateo 28 y San Juan 3,5).

El que es bautizado tiene la obligación de proclamar su fe ante los demás participando en la actividad del apostolado y en el trabajo misionero del pueblo de Dios.

De ordinario debe bautizar el sacerdote, pero en caso de necesidad urgente puede y debe bautizar cualquier hombre o mujer que tenga uso de razón, tenga intención de hacer lo que hace la Iglesia y emplee la fórmula debida: "Yo te bautizo en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo".

Los padrinos de bautismo tiene la obligación de dar buen ejemplo de vida cristiana al ahijado e interesarse de que se le enseñen lo más pronto posible las oraciones y el catecismo.

Bautismo de sangre: la Iglesia siempre ha creído que los que no hayan recibido el bautismo, pero derraman su sangre por proclamar la religión, su martirio sirve de bautismo.

Bautismo de deseo: a los que se preparan para recibir el bautismo, si mueren antes de recibirlo, su deseo de ser bautizados unido al arrepentimiento de sus pecados les es válido para conseguir la salvación.

0 Feed Rss de Religión Católica Romana



 
Ir Arriba