0

ÚLTIMOS ARTÍCULOS
Cargando...
jueves, 8 de noviembre de 2012

Abjurar, abjuracion en derecho canonico: Requisitos para la conversion

jueves, noviembre 08, 2012

Abjurar es el acto de hacer una retractación, es decir realizar un renunciamiento a las cosas o a las personas que se abandonan.

En el derecho canónico de la Iglesia Católica, la abjuración es una retractación externa, hecha siempre delante de testigos, de errores contrarios a la fe o a la unidad católica (como por ejemplo apostasía o cisma).

Por la sola contrición sobrenatural un converso puede obtener de Dios el perdón de sus errores culpables y entrar nuevamente en gracia con Él. Pero lo normal es que el pecador repare públicamente sus faltas por el escándalo que ha causado, por la influencia que ha podido tener o por la desviación de Dios que ha podido provocar entre ciertas personas.

El juramento que presta el converso en su profesión de fe es un acto que debe garantizar la sinceridad de su conversión delante de testigos siendo al mismo tiempo un compromiso sagrado del que su nueva fe debe sacar estímulos para el futuro.

La conversión exige los siguientes pasos:

  • una instrucción preparatoria del individuo

  • abjuración, profesión de fe y absolución de censuras

  • administración del bautismo en caso de que el converso no lo haya recibido jamás válidamente

  • confesión y absolución bajo condición

  • confirmación si procede comunión.

Una abjuración conocida es la que ocurrió el domingo 25 julio de 1593 cuando el rey de Francia Enrique IV compareció rodeado de gran pompa en la iglesia de San Dennis donde oficiaba el arzobispo de Bourges. El rey le pidió ser recibido en el seno de la Iglesia católica, apostólica y romana y abjuró del protestantismo.

Se arrodilló ante el arzobispo que hizo su profesión de fe, llevando de este modo a cabo su abjuración, momento en que se le atribuye la célebre frase: "París bien vale una misa" (Paris vaut bien une messe).

0 Feed Rss de Religión Católica Romana



 
Ir Arriba