0

ÚLTIMOS ARTÍCULOS
Cargando...
sábado, 26 de abril de 2014

Catedral, Arte gotico Europa y America: Historia de las primeras catedrales

sábado, abril 26, 2014

La palabra catedral viene de cathedra y significa sede del obispo, por lo tanto, la catedral es la iglesia de la residencia del obispo.

Las catedrales más impresionantes son las edificadas durante la Edad Media, ya que las construidas con posterioridad no pueden rivalizar con ellas ni desde el punto de vista artístico ni desde el arquitectónico.

Solamente en Francia entre el año 1180 y 1270, en la época de oro del arte gótico, se construyeron cerca de quinientas grandes iglesias y alrededor de ochenta catedrales, por lo cual se transportaron en dicho país más piedras que en Egipto en la época de la construcción de las pirámides.

Una prosperidad excepcional favoreció este entusiasmo creador, donde en los siglos XII y XIII la superficie de tierra cultivada en Europa era mayor que en nuestros días y la invención del collar para caballerías permitió engancharlas como era debido. La metalurgia estaba en pleno desarrollo y se explotaba en todas partes la energía hidráulica de los ríos. Los arquitectos, o, como se les llamaba entonces, maestros de obras, además de los técnicos e ingenieros, eran también obreros manuales, ya que se habían formado trabajando, como por ejemplo Juan de Chelles, cuyo nombre está grabado en la base de la catedral de Notre Dame de París, en la puerta de San Esteban.

Anualmente se elegía a uno de los canónigos que formaban el Capítulo, es decir el colegio de canónigos que asisten al obispo, para que cumpliera su función como provisor, algo así como un empresario de obras, velando por la ejecución del proyecto, procurando el material, etc.

La mayor parte de las grandes catedrales se edificaron cerca de los dominios reales. Ningún otro estilo como lo hizo el arte gótico, consiguió la reducción de las partes macizas en provecho de los huecos, ya que se decía que la piedra no era más que el soporte del vidrio. De este modo se comprende que en la catedral de Notre Dame de París las partes macizas constituyan apenas la séptima parte de la superficie total. Éstas catedrales góticas consiguieron expresar concretamente por medio de la piedra los destellos de la única Presencia.

Con la civilización española, los descubridores y primeros conquistadores de América llevaron a ella la religión católica. No es, pues, de extrañar que el primer edificio importante que se levantó en la primera ciudad fundada en el Nuevo Mundo fuese una iglesia.

Dicha Iglesia se erigió en la ciudad de Santo Domingo y fue fray Nicolás de Ovando quien dispuso su construcción en el año 1503. Fue dedicada a San Nicolás de Bari y es del estilo gótico renacentista de la época de los Reyes Católicos.

Casi veinte años después, en 1521, empezó a construirse en la misma ciudad, la primer catedral americana, que se edificó sobre el modelo de las catedrales españolas del último período del arte ojival con una fachada del estilo plateresco. En esta catedral es donde se trasladó desde Valladolid el cadáver de Cristóbal Colón, aunque posteriormente los restos del Almirante se llevaron a La Habana por disposición oficial, y allí, en 1899, a Sevilla, aunque se han suscitado dudas, ya que en unas excavaciones efectuadas en la catedral de Santo Domingo se halló el sarcófago que contiene dichos restos.

En México y Perú, como en la Europa medieval y renacentista, son las catedrales los monumentos más representativos de su época, donde las más notables de la nación mexicana son las de las ciudades de México y Puebla.

En el virreinato del Perú, la arquitectura religiosa floreció principalmente en Lima y en Cuzco. En el virreinato de Buenos Aires, más alejado de los primeros centros de cultura del Nuevo Mundo, no tuvo la arquitectura religiosa tanto esplendor. La más importante de las catedrales de Argentina es la de Córdoba, que se comenzó a finales del siglo XVI y se terminó en 1783, dando motivo a que presente dos estilos que se evidencian sobre todo en su frontispicio: su parte inferior es neoclásica y la superior de estilo barroco, al igual que la cúpula.

En la ciudad de Buenos Aires se construyó primero una catedral de adobes y madera, que se sustituyó en el siglo XVII por otra igualmente modesta, y en el siglo XVIII por una tercera que, después de sufrir varios cambios, se terminó en 1804. Su fachada actual, imitación de la Iglesia de la Magdalena de París, se concluyó en 1862.

0 Feed Rss de Religión Católica Romana



 
Ir Arriba