0

ÚLTIMOS ARTÍCULOS
Cargando...
lunes, 4 de julio de 2016

Comunion frecuente: ¿con que frecuencia se puede comulgar?

lunes, julio 04, 2016

En la medida que la Eucaristía debe ser considerada, según la palabra de San Juan, como el alimento espiritual del alma, es no sólo recomendable, sino razonable, que sea administrada lo más a menudo posible.

Jesús no ha recomendado nunca formalmente la comunión diaria, pero tal como un alimento es sólo provechoso cuando es frecuentemente asimilado, lo mismo pasa lógicamente cuando se trata de un alimento espiritual.

Los teólogos tienen por costumbre llamar comunión frecuente al hábito de acercarse a la Sagrada Mesa varias veces por semana. Esta práctica es aconsejada de manera manifiesta a todos los cristianos desde el Concilio de Trento.

Los cánones de los apóstoles dan sobre la Eucaristía consejos que no permiten determinar si los primeros fieles la recibían diariamente, pero San Cipriano en el siglo III nos hace saber que se comulgaba cada día, a menos que no se pudiera por algunas faltas particularmente graves.

En la misma época, Clemente de Alejandría afirma que Jesucristo se da cada día en pan y en bebida de inmortalidad. En Constantinopla, sin embargo, San Juan Crisóstomo comprueba que muchos no participan del sacrificio eucarístico más que una vez al año, cuando otros lo hacen dos veces o más frecuentemente.

Desde los siglos V al XIII parece que los fieles se privan de comulgar a menudo. Las doctrinas emitidas por ciertos teólogos deben ser el origen de este alejamiento. Finalmente una definición del Concilio de Trento pone de acuerdo todas las opiniones, donde el campo queda abierto en la Iglesia para la propagación de la comunión cada vez más frecuente, a pesar de las objeciones que harían ciertos teólogos para quienes la costumbre de pecado venial debe ser considerada como un motivo de abstención.

El 20 de diciembre de 1905 con la ordenación y aprobación de Pío X la doctrina de la Iglesia establece: "La comunión frecuente y cotidiana tan deseada por Jesucristo y por la Iglesia Católica debe ser totalmente accesible a todos los fieles de todas las categorías y de todas las condiciones. Que cualquiera que esté en estado de gracia y se acerque a la Sagrada Mesa con una intención recta y piadosa no pueda ser apartado de ella por ninguna interdicción". "Uno debe esforzarse en hacer grandes de la Santa comunión una cuidadosa preparación y después una conveniente acción de gracias, según la capacidad, las condiciones y las fuerzas de cada uno".

0 Feed Rss de Religión Católica Romana



 
Ir Arriba