ÚLTIMOS ARTÍCULOS
Cargando...
11 de mayo de 2012

Credo explicado: Padecio bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado

1:20

El Credo en su cuarto artículo dice "Padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado"

Jesús quiso padecer y morir en la cruz para darnos el perdón junto con la gracia y el derecho al cielo, reparando así la ofensa hecha a Dios con nuestros pecados.

En los capítulos 18 y 19 del Evangelio de San Juan podemos encontrar el relato de cómo Poncio Pilato, gobernador de Judea, por miedo a los judíos lo mandó a crucificar a pesar de no querer condenarlo.

Los hechos principales de la pasión de Jesucristo son los siguientes:

  • Su agonía y sudor de sangre en el Huerto de los Olivos o Getsemaní

  • Su flagelación y coronación de espinas

  • La subida al Monte Calvario con la Cruz a cuestas

  • La crucifixión

  • Su agonía y muerte en la Cruz

La crucifixión de Jesús era necesaria para que el plan de Dios se pudiera cumplir.

La dolorosa y violenta muerte de Cristo en su camino mesiánico no es una circunstancia azarosa, ya que este hecho formaba parte de los planes de Dios, quizás misterioso e inentendible para la mente del hombre, pero así son los misterios del designio de Dios. Esto lo podemos hallar en los textos del Nuevo testamento en el libro de Hechos de los apóstoles 2,23.

Es importante saber que para lo que nosotros es pasado o futuro, para Dios siempre es actualidad, es decir que todas las líneas del tiempo existen en su actualidad

Como prueba de que Dios nos ama es el hecho de que la primer Persona de la Santísima Trinidad, es decir el Padre, haya enviado a su único Hijo (la segunda Persona de la Santísima Trinidad) a morir por nosotros para poder salvarnos de nuestros pecados. En el mundo no existe ni existirá jamás ningún humano por el cual Cristo no haya muerto

Feed Rss de Religión Católica Romana
 
Ir Arriba