Mi nombre es Laura y soy católica apostólica romana.
En este sitio voy a ir compartiendo material de mi extensa biblioteca de libros de autores reconocidos y aprobados por la Iglesia Católica Apostólica Romana.
Los artículos, si bien están redactados por mí, están basados fielmente en los originales sin cambiar el significado ni omitiendo opinión alguna.
En este sitio vas a encontrar notas sobre doctrina, oraciones, catecismo, santos, biblia, diccionario, mariologia y mucho más. Espero que te sea útil.
ÚLTIMOS ARTÍCULOS
Loading...
11 de mayo de 2012

Credo: significado Padecio bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado

11.5.12

El cuarto artículo del Credo es "Padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado"

Jesús quiso padecer y morir en la cruz para darnos el perdón junto con la gracia y el derecho al cielo, reparando así la ofensa hecha a Dios con nuestros pecados.

En los capítulos 18 y 19 del Evangelio de San Juan podemos encontrar el relato de cómo Poncio Pilato, gobernador de Judea, por miedo a los judíos lo mandó a crucificar a pesar de no querer condenarlo.

Los hechos principales de la pasión de Jesucristo son los siguientes:


  • su agonía y sudor de sangre en el Huerto de los Olivos o Getsemaní

  • su flagelación y coronación de espinas

  • la subida al Monte Calvario con la Cruz a cuestas

  • la crucifixión

  • su agonía y muerte en la Cruz

Jesús fue Crucificado para cumplir un Plan de Dios. El catecismo de la Iglesia Católica explica lo siguiente:

La muerte violenta de Jesús no fue fruto del azar en una desgraciada constelación de circunstancias. Pertenece al misterio del designio de Dios, como lo explica S. Pedro a los judíos de Jerusalén ya en su primer discurso de Pentecostés: "fue entregado según el determinado designio y previo conocimiento de Dios" (Hch 2, 23).

Este lenguaje bíblico no significa que los que han "entregado a Jesús" (Hch 3, 13) fuesen solamente ejecutores pasivos de un drama escrito de antemano por Dios.

Para Dios todos los momentos del tiempo están presentes en su actualidad. Por tanto establece su designio eterno de "predestinación" incluyendo en él la respuesta libre de cada hombre a su gracia: "Sí, verdaderamente, se han reunido en esta ciudad contra tu santo siervo Jesús, que tú has ungido, Herodes y Poncio Pilato con las naciones gentiles y los pueblos de Israel (cf. Sal 2, 1-2), de tal suerte que ellos han cumplido todo lo que, en tu poder y tu sabiduría, habías predestinado" (Hch 4, 27-28).

Dios ha permitido los actos nacidos de su ceguera (cf. Mt 26, 54; Jn 18, 36; 19, 11) para realizar su designio de salvación (cf. Hch 3, 17-18). (Catecismo 599-600)

La prueba de que Dios nos ama es que Cristo, siendo nosotros todavía pecadores, murió por nosotros. No hay ni habrá jamás una persona humana por la cual no haya muerto Cristo.

Feed Rss de Religión Católica Romana