0

ÚLTIMOS ARTÍCULOS
Cargando...
martes, 3 de diciembre de 2013

Caliz catolico, cañuto: Caracteristicas del vaso liturgico

martes, diciembre 03, 2013

La palabra cáliz en la antigüedad significaba vaso para beber, y era una especie de copa de ancha abertura en forma circular sostenida por un pie que podía estar provisto o no de asas.

El cáliz en la liturgia cristiana es el vaso sagrado por excelencia y es indispensable para el sacrificio de la misa, pues ha de contener la sangre de Cristo bajo la especie de vino.

Es importante que el cáliz tenga una base bien grande, para que no haya riesgo de que se vuelque. Tanto la base como la copa pueden estar adornadas con bellas imágenes.

Los cálices solían ser de oro y tenían a veces un valor extraordinario, pero su forma, materia y decoración han variado mucho en el curso de la historia. Carlomagno ofreció algunos cuyo peso alcanzaron a tener hasta diecinueve kilos, lo cual dificultaba su empleo.

En la actualidad la copa del cáliz debe ser por lo menos de plata dorada y el pie o soporte puede ser de otra materia.

El cañuto era un tubo hueco, por regla general cilíndrico o algo cónico, cuya abertura mayor, a menudo terminada por un pequeño cono, se sumergía en el líquido del cáliz mientras la otra se introducía en la boca.

Durante la comunión el diácono sostenía el cañuto con la mano derecha y el cáliz con la izquierda. Éste accesorio aparece en la liturgia partir del siglo VI. Numerosos textos posteriores ha dicho siglo lo mencionan, pero en ese entonces era de metal generalmente precioso como el oro o la plata.

La costumbre de beber directamente del cáliz constituía un peligro pues se podía derramar la preciosa Sangre, por eso para evitar tal inconveniente se adoptó el cañuto, con ayuda del cual se sorbía líquido.

El empleo del cañuto desapareció poco después de suprimirse la comunión bajo las dos especies..

0 Feed Rss de Religión Católica Romana



 
Ir Arriba