Mi nombre es Laura y soy católica apostólica romana.
En este sitio voy a ir compartiendo material de mi extensa biblioteca de libros de autores reconocidos y aprobados por la Iglesia Católica Apostólica Romana.
Los artículos, si bien están redactados por mí, están basados fielmente en los originales sin cambiar el significado ni omitiendo opinión alguna.
En este sitio vas a encontrar notas sobre doctrina, oraciones, catecismo, santos, biblia, diccionario, mariologia y mucho más. Espero que te sea útil.
ÚLTIMOS ARTÍCULOS
Loading...
29 de mayo de 2012

Padre Nuestro: Siete peticiones, significado

29.5.12

El Padre Nuestro la oración por excelencia ya que fue enseñada por el propio Jesucristo y contiene las siete peticiones más importantes que existen.

Es un resumen de todo el Evangelio, como dice San Agustín: "Podemos recorrer todas las oraciones que hay en las Sagradas Escrituras y no encontraremos algo que no esté incluido en el Padre Nuestro"

Cuando rezamos esta oración hablamos con Dios que es nuestro Padre Celestial.

Comenzamos diciendo "Padre Nuestro que estás en el cielo" para poder honrar a Dios como padre misericordioso y pedirle con confianza de hijos. Y decimos nuestro para poder salir de nuestro individualismo.

Además nombrando al cielo recordamos que somos ciudadanos del mismo y que hacía allí nos dirigimos.

Las siete peticiones del Padre Nuestro son las siguientes (las tres primeras son para Dios y las otras cuatro para nosotros):

  • "Santificado sea tu Nombre": significa que reconozcamos que Dios es santo y debemos tratarlo de una manera santa, pidiendo que Dios sea reconocido, honrado y obedecido en todo el mundo.

  • "Venga a nosotros tu reino": es decirle a Jesús que venga a reinar sobre nosotros, ya que su reino es justicia, paz y gozo del Espíritu Santo, pidiendo así que Dios sea reconocido y obedecido como rey por todas las personas del universo, reinando sobre nuestras almas para llevarnos un día a su Reino en los cielos.

  • "Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo": pedimos la gracia de cumplir la voluntad de Dios ya que como no somos capaces por nuestra propia cuenta de cumplirla, nos unimos a Jesús para que con el poder de su Espíritu Santo podamos conseguirla, ya que sabemos que al cielo entrarán los que hayan hecho la voluntad del Padre Celestial.

  • "Danos hoy nuestro pan de cada día": reconocemos en esta petición que Dios es el que da alimento a todos los vivientes, tal como dice el Salmo 104, 27. Le pedimos que nos de lo necesario para conseguir alimento para el cuerpo (dinero, buenas cosechas, etc.) y para el alma (gracias, ayudas, etc.). De todas formas debemos recordar que el mejor pan cotidiano es la Eucaristía.

  • "Perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden": necesitamos siempre ser perdonados pues por nuestra debilidad no dejamos de pecar, pero también debemos perdonar a los demás ya que el perdón de Dios no nos llegaría si nos negamos a perdonar a los que nos han ofendido o hecho el mal.

  • "No nos dejes caer en la tentación": le pedimos a Dios que no nos deje caer derrotados por los caminos que llevan hacia el pecado, ya que ellos son siempre fruto de haber aceptado la tentación. Por eso siempre debemos orar, ya que es la única forma de obtener la victoria contra la tentación.

  • "Y líbranos del mal": o sea, líbranos del maligno, de todos los males pasados, presentes y futuros, de los peligros materiales y espirituales, y de todas las trampas del enemigo del alma.


PADRE NUESTRO

Padre nuestro que estás en el cielo,

santificado sea tu Nombre;

venga a nosotros tu reino;

hágase tu voluntad

en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día;

perdona nuestras ofensas,

como también nosotros perdonamos

a los que nos ofenden;

No nos dejes caer en tentación,

y líbranos del mal.

Amen.

Feed Rss de Religión Católica Romana