0

ÚLTIMOS ARTÍCULOS
Cargando...
miércoles, 23 de mayo de 2012

Profeta Samuel, rey Saul, rey David: Resumen protagonistas de los libros Samuel 1 y Samuel 2

miércoles, mayo 23, 2012

Originalmente los libros de la Santa Biblia llamados Samuel 1 y Samuel 2 eran una sola obra que fue dividida en dos partes por la considerable extensión de la misma.

Este libro abarca el período de la historia de Israel que transcurre entre el fin de la época de los Jueces y los últimos años del reinado de David, es decir entre el período que abarca los años 1080 y 1000 a. C. cuando el pueblo de Dios vive una etapa de transición que determina la instauración del estado monárquico luego del régimen tribal.

Aquí nos encontramos con el relato de tres figuras protagónicas que tuvieron una parte muy activa e influyentemente decisiva en la vida de su pueblo:

  1. Samuel, el profeta austero y guía espiritual en los días oscuros de la opresión filistea. Luchó más que nadie por mantener viva la fe en el Señor ya que estaba firmemente arraigado a las tradiciones religiosas de Israel, y estimulaba al mismo tiempo el fervor patriótico de los israelitas y la voluntad de resistir a la dominación extranjera.

    Cuando se instauró la realeza, Samuel le dio todo su apoyo sin dejar jamás de afirmar que por encima de la autoridad del rey estaba siempre la Palabra del Señor manifestada por medio de sus Profetas.

  2. Saúl, el primer rey de Israel que hacia el año 1030 a. C. comienza la guerra de liberación logrando que los filisteos tengan que replegarse a sus fronteras, pero la violación de las leyes de la guerra santa le trae la reprobación de Samuel que con inflexible severidad proclama la caída del rey, que por comenzar a perder prestigio, se vuelve receloso y colérico.

    La primer víctima de su furia es David contra el cual desata una encarnizada persecución. Hacia el año 1010 a. C. el desastre de Gelboé señala el trágico fin de Saúl.

  3. David, el elegido del señor, restauró las ruinas del reino de Saúl que estaba en un gran proceso de desintegración. Entre todas sus hazañas se encuentra el hecho de haber ganado la adhesión de todas las tribus de Israel, que los filisteos fueran rechazados definitivamente y que las plazas fuertes cananeas quedaran sometidas al dominio israelí, lográndose así por fin la unidad territorial.

    Luego de la conquista de Jerusalén el reino de David tuvo su capital política y religiosa y las victorias de él sobre los pueblos vecinos aseguraron su hegemonía sobre la Trasjordania y sobre los armeos de Siria meridional. Pero a pesar de que la revuelta de Absalón puso en peligro la estabilidad del reino apenas constituido, David logró dejar a su hijo Salomón un reino lleno de gloria y de grandeza.

  4. Este libro fue redactado entre el año 700 al 600 a. C.
0 Feed Rss de Religión Católica Romana



 
Ir Arriba