0

ÚLTIMOS ARTÍCULOS
Cargando...
sábado, 7 de marzo de 2015

Corona de espinas de Jesus: Reliquia, citas biblicas

sábado, marzo 07, 2015

La corona de espinas es la corona toscamente confeccionada con ramas espinosas de zarza, que los soldados colocaron por mofa sobre la cabeza de Cristo durante su pasión.

El emperador Balduino entregó en prenda la Santa Reliquia a unos mercaderes venecianos de Constantinopla. Rescatada y ofrecida a San Luis, rey de Francia, éste, para albergarla, hizo construir la Santa Capilla en el recinto de su palacio de París.

Algunas espinas se distribuyeron entre distintos santuarios; una de ellas quedó en su relicario, que actualmente se conserva en el Museo británico de Londres. La reliquia principal se guarda en el Notre Dame de París.

San Jerónimo, en el año 380, menciona el descubrimiento que hizo Santa Elena, un siglo antes, de la Cruz del Salvador, así como la inscripción que había en ella y los clavos; años más tarde, San Paulino de Nola cita también la corona de espinas que desde el siglo IV está representada en un sarcófago que se conserva en el Vaticano.

La reliquia de Notre Dame estuvo hasta el año 1063 en el convento del Monte Sión de Jerusalén. De aquí se trasladó a Constantinopla desde donde se cedió a San Luis en 1239. Es una simple diadema de junco al que se unieron, arrollándolas, ramas espinosas de zarza que todavía crece a lo largo de la Vía Dolorosa.

Conocida es la bella leyenda del petirrojo que quitaba con su pico las espinas de la cabeza de Cristo, cuya preciosa sangre tiñó para siempre el cuello de estos pájaros.

La corona de espinas fue utilizada por los soldados romanos para humillarlo, ya que con ella lo coronaban burlonamente como rey de los judíos, además de ocasionarle dolor y daño físico.

En los Santos Evangelios podemos encontrar referencias de ella en los libros de San Juan 19:2, 5; San Mateo 27:29; y de San Marcos 15:17

0 Feed Rss de Religión Católica Romana



 
Ir Arriba