0

ÚLTIMOS ARTÍCULOS
Cargando...
miércoles, 6 de junio de 2012

La oracion mental o vocal: Como orar, por quien debemos orar, que debemos pedirle a Dios

miércoles, junio 06, 2012

La oración es necesaria pues Jesús nos dijo que sin la ayuda de Dios no podríamos hacer nada.

La oración es muy valiosa ya que nos permite aumentar o conseguir la gracia y amistad con Dios. Además podemos obtener el perdón de muchos pecados y las gracias necesarias para evitar el mal y obrar el bien. Y siempre y cuando convengan para nuestra salvación también obtendremos ayuda material.

Orar nos permite elevar el alma a Dios para pedirle toda clase de beneficios espirituales y corporales, amarlo, agradecerle, honrarlo, suplicarle perdón y adorarlo.

Debemos pedir principalmente bienes espirituales, orar por la salvación de las almas y pedir los medios para conseguir la eterna salvación. Y también podemos pedir, por supuesto, por los bienes materiales.

Siempre debemos orar con fe, humildad, fervor, devoción, confianza, mucha atención y perseverancia.

Es beneficioso para nosotros orar con frecuencia, especialmente por la mañana y por la noche, y en cualquier momento y ocasión, como por ejemplo en el trabajo, al comenzar acciones importantes, en los peligros, en las tentaciones, las enfermedades, en los viajes, etc.

Podemos orar por quien querramos: por nosotros mismos, por los demás, por los muertos, por los vivos, por nuestros familiares, por la conversión de los pecadores, por los sacerdotes, por los que nos han hecho sufrir, en fin, por todas las personas de la humanidad.

La oración puede ser mental (reflexionando sobre alguna verdad de la religión, una enseñanza de la Biblia o algún otro libro religioso) o vocal (o sea con palabras exteriores como cuando rezamos el Padre Nuestro).

Según Agustín nos enseña que cuando no tenemos lo que pedimos el oración puede ser porque no oramos de la debida manera, es decir lo hacemos sin mucha atención o sin la fe suficiente. O también podemos hacerlo teniendo maldad o sin ni siquiera interesarnos en mejorar nuestra conducta. O pedimos cosas que Jesús sabe que no son para nuestro bien, como cuando se piden bienes materiales o cosas que pueden entorpecer o dañar nuestro camino hacia la eterna salvación.

Pero siempre que oramos Dios nos escucha, y si no nos da exactamente lo que pedimos, es porque nos va a dar algo que va ser mucho mejor para nuestra salvación y nuestro bien.

0 Feed Rss de Religión Católica Romana



 
Ir Arriba