0

ÚLTIMOS ARTÍCULOS
Cargando...
viernes, 31 de mayo de 2013

Evangelios apocrifos: Clasificacion

viernes, mayo 31, 2013

La palabra apócrifos procede de la griega cuyo significado es escondido, secreto.

Tal como decía el historiador Rufino en el siglo IV, los Evangelios apócrifos son aquellas escrituras cuya lectura pública no admitían los Padres.

Las escrituras que sí son admitidas por la Iglesia son designadas bajo el nombre de canónicas y están incluidas en una lista que data del año 155 al 200 y difiere poco de la que tenemos hoy Está lista fue establecida por el Concilio de Trento.

Los Padres de la Santa Iglesia tuvieron siempremuchoo en señalar la distinción que existe entre los Evangelios canónicos y los Evangelios apócrifos, aunque esto no les impidió considerar como verdaderos ciertos detalles aportados por los apócrifos.

Los escritos apócrifos se pueden dividir en dos clases: los más o menos heréticos e inspirados por las doctrinas particulares de ciertas sectas, como el evangelio de San Pedro, el de Tomás, el de Felipe, etcétera. Y otros, por el contrario, son doctrinalmente irreprochables, como el Pastor de Hermas, la epístola llamada de Bernabé, o la epístola de San Clemente a los corintios, entre otros escritos.

También podemos encontrar algunos libros apócrifos que mezclan auténticas tradiciones con toda una serie de relatos que son fruto de la imaginación popular, como por ejemplo, el Protovangelio de Santiago, los Evangelios de la infancia, el evangelio de Nicodemus, el tránsito de María, la historia de José el carpintero, etc.

En el siglo V se habían formado ya listas de los escritos pseudoevangélicos. Un decreto atribuido al papa San Gelasio (492-496) cita una especie de catálogo de los temas que figuran en los Evangelios apócrifos: la educación de María en el templo, el episodio del bastón de San José que florece, el encuentro de Joaquín y Ana, padres de la virgen en la puerta dorada de Jerusalén, etcétera, etcétera.

0 Feed Rss de Religión Católica Romana



 
Ir Arriba