0

ÚLTIMOS ARTÍCULOS
Cargando...
martes, 17 de diciembre de 2013

Calumnia: Retractacion, reparacion, pecado moral

martes, diciembre 17, 2013

Hoja 2.jpg

La calumnia afecta la reputación de los demás y es una falsa acusación siempre acompañada de la mentira.

El pecado cometido con la calumnia es un pecado moral que exige acción de detractar

La calumnia difiere del ultraje ya que se ejerce contra un ausente y en principio inocente, mientras que el ultraje se dirige contra el honor de una persona presente.

La calumnia constituye un pecado formal cuya gravedad está en proporción con la medida en que afecta la reputación de los demás, violando las dos virtudes de veracidad y justicia.

Si bien por lo general la calumnia tiene que ver con las personas, también se puede dirigir a instituciones o sociedades civiles o religiosas, y también se puede tratar de un odio sectario. En cualquiera de estas formas siempre exige una reparación y una retractación.

La retractación en principio debe tener la misma publicidad que la calumnia y la obligación de la reparación cesa cuando el calumniador expone para ello su propia vida.

No existe obligación absoluta de defender la propia reputación cuando es calumniosamente atacada, pero cuando esta reputación personal viene vinculada a deberes de estado cuya pérdida ocasionaría perjuicios considerables para la familia que uno tiene a su cargo, entonces es un deber exigir una reparación.

La forma de reparación varía según la ofensa haya sido pública o privada, y es un acto de caridad hacia aquellos que no disponen de los medios necesarios para defenderse.

El pecado cometido al realizar una calumnia no necesariamente tiene que ser mortal, ya que en algunos casos puede llegar a ser un pecado venial, cuando por ejemplo la calumnia es muy insignificante o es más bien trivial y no afecta a nada ni a nadie.

Pero lamentablemente la mayoría de las calumnias producen graves daños a la víctima, y hasta a veces no se va ni siquiera con la reparación

0 Feed Rss de Religión Católica Romana



 
Ir Arriba