0

ÚLTIMOS ARTÍCULOS
Cargando...
viernes, 29 de julio de 2016

Confesor: Porque confesarse con un sacerdote?

viernes, julio 29, 2016

El sacerdote en el confesionario no es sólo el confesor, sino que es a la vez padre, maestro, juez y médico.

Cuanto más le cuesta al pecador su confesión, más debe el confesor alentarle con su indulgencia, y además debe evitar toda muestra de impaciencia y signo de reprobación.

El confesor es el maestro. Debe tener por tanto la ciencia competente para resolver los casos que se le presentan ordinariamente. Por lo mismo que es maestro, el confesor debe instruir al penitente. Debe enseñarle las verdades cuyo conocimiento es necesario para la salvación, si las ignora, y las obligaciones que le incumben.

Debe corregirle sus errores, si su ignorancia es vencible; advertirle, por ejemplo, si considera como falta grave lo que no lo es, y recíprocamente, si cree falta leve lo que es grave.

El confesor además es el médico de las almas. Debe por tanto buscar las causas de las enfermedades espirituales, aplicar los remedios para curarlas y prevenir las recaídas.

Dos deberes incumben al confesor, fuera del santo tribunal, después de la confesión. Debe reparar los errores que haya cometido y guardar el secreto. Los errores pueden recaer sobre la validez del sacramento o sobre las obligaciones del penitente.

Es importante recordar que si luego de confesarnos recordamos que olvidamos de hacerlo con ciertos pecados, debemos en la próxima confesión contarlos a nuestro confesor.

Si te es difícil confesarte, o te cuesta hablar de tus cosas más íntimas con un sacerdote, siempre debes recordar que si bien es un hombre al que se lo estás contando, en realidad se lo estás diciendo al mismo Jesús.

Ese confesor es al igual que vos, un hombre, y por lo tanto también tiene sus pecados, pero eso no te debe importar en ese momento, ya que él tiene el poder para perdonarte tus pecados en nombre de Jesús, no es el confesor el que te los perdona, es el mismo Jesús a través del sacramento de la confesión o reconciliación. También es importante que busques un sacerdote con el cual te sientas cómodo

Por eso es sumamente importante que te confieses con un sacerdote, ya que si vos mismo pedís perdón a Jesús en soledad, si bien es válido y es importante el arrepentimiento, nunca vas a sentir lo mismo que se siente en el momento en que el confesor te da la absolución. Se siente una paz y una alegría que no se consiguen del otro modo. Y te lo digo por experiencia propia.

0 Feed Rss de Religión Católica Romana



 
Ir Arriba