ÚLTIMOS ARTÍCULOS
Cargando los artículos...
enero 19, 2018

Caracteristicas de un corazon endurecido, causas del endurecimiento en el pecado

enero 19, 2018

Una cosa es que el hombre tenga pequeños pecados, pero otra es que ya tenga un endurecimiento hacia el mismo.

La práctica del bien y la costumbre de la virtud hacen al hombre más dócil a la gracia actual, que le ayuda a inclinarse hacia el bien. Pero a la inversa, la costumbre del pecado lleva consigo una especie de ceguera que no sólo priva cada vez más del socorro divino al que peca sino que además pervierte su juicio.

El pecador habitual, es denominado pecador endurecido, ya que acaba teniendo por falso lo verdadero tomando la oscuridad por la luz. Este fenómeno espiritual del endurecimiento, sólo puede disipar una gracia especial debida a la misericordia divina.

De todas formas, este endurecimiento no puede producirse sin la permisión de Dios. Dios no es el autor de este mal, pero no lo impide, ya que tiene a disposición del pecador la gracia que puede liberarlo.

En la mayoría de los casos el pecador endurecido no se preocupa de la salvación, ni de la religión que podría conducirle a ella. Pero Dios le dará la inteligencia y la inspiración para que pueda escoger salvarse.

Santo Tomás de Aquino decía "… Sobre la tierra el pecador puede estar obstinado en el sentido de que su voluntad está tan firmemente atada al pecado que sólo tiene débiles movimientos hacia el bien, y, sin embargo, estos movimientos buenos, por débiles que sean, son para este pecador el medio de prepararse a la gracia y a la conversión.".

  • Hay dos razones, dos causas del endurecimiento:

Causa interna: el endurecimiento, esta enfermedad del alma, tiene una causa interna que hay que buscar en el mismo hombre.

Causa externa: son las perversas sugestiones del demonio que hacen al hombre pecar.

Dios siempre concede a todos los hombres, incluso hasta el pecador más endurecido, la gracia de la oración y de pedir perdón, tal como decía San Agustín: "Queda siempre al pecador la voluntad de rezar, voluntad que es un fruto de la gracia."

Recibe las actualizaciones por mail

 
Ir Arriba