0

ÚLTIMOS ARTÍCULOS
Cargando...
miércoles, 8 de agosto de 2012

Lumen Gentium capitulo 8, Resumen: La Virgen Maria en el Concilio Vaticano II

miércoles, agosto 08, 2012

El Concilio Vaticano II del año 1962 es el que más ha hablado sobre la Virgen María (Concilio es la reunión de todos los obispos, arzobispos y cardenales del mundo que se reúnen con el Papa).

Lumen Gentium es una de las cuatro constituciones promulgadas por el Concilio Vaticano II. El título de la constitución, que en latín significa luz de las naciones, refiere a las primeras palabras del mismo documento: «Cristo es la luz de los pueblos» (Lumen gentium 1). Junto con Dei Verbum (la constitución sobre la Revelación Divina), Lumen Gentium es una de las dos constituciones dogmáticas del Concilio Vaticano II.

Entre algunas de las cosas sobre María que enseñó el Concilio en el capitulo 8 de Lumen Gentium encontramos:

  • María es la madre de Dios Redentor.

  • Es la hija predilecta de Dios Padre, por eso por ser la hija que más quiere Dios no le niega nada de lo que pide para nosotros.

  • Es el sagrario del Espíritu Santo ya que lo tuvo por nueve meses en su alma formando al Hijo de Dios.

  • Su gracia es tanta que supera a todas las demás criaturas por eso ella puede comunicárnosla si se la pedimos.

  • Es madre de los discípulos de Jesús ya que Él mismo en el Calvario le dijo a Juan, que nos representa a nosotros, "He ahí a tu madre". Por lo tanto ella acepta a todos como hijos suyos.

  • Desde el primer instante fue enriquecida con una santidad especial

  • Es el modelo de todas las virtudes, especialmente la fe, la caridad y la obediencia: Fe cuando creyó sin ver y sin entender lo que el ángel le había dicho, y creyó que ese hijo que tuvo era Dios. Caridad cuando fue con prontitud a ayudar a Isabel o cuando ayudó a los esposos en las bodas de Caná. Obediencia cuando tuvo que aceptar que Pilato mande matar a su hijo.

  • Es señal de esperanza y de consuelo porque el triunfo que ella ya consiguió en el cielo nos da a nosotros la esperanza de que también lo podemos conseguir, y puede comprender a todos los que sufren y darles consuelo, ya que ella misma padeció muchos dolores.

  • Es modelo de afecto maternal hacia los discípulos de su hijo.

  • Llevada al cielo no dejó su oficio salvador ya que nos cuida porque somos hermanos de Jesús.

  • Todo lo que se haga en su honor conduce a que su Hijo sea más conocido, Dios más glorificado y los mandamientos más cumplidos.

  • Tiene cuatro grandes títulos: es Abogada porque intercede por los que están en peligro de condenación, es Mediadora porque pide en favor de los que no se creen dignos de pedir directamente un favor a Jesús, es Auxiliadora brindando una ayuda muy especial a quien está padeciendo necesidad espiritual o material, y es Socorro porque favorece al que no es capaz de ayudarse a sí mismo cuando está en una situación muy difícil.

  • María es nuestra madre en el orden de la gracia, es decir que tenemos dos mamás: la que nos dio nuestro cuerpo, y la virgen María.

  • Entre todos los santos debemos venerarla en primer lugar, es decir que el Concilio aprueba la devoción a la Santísima Virgen.

  • Debemos imitar sus virtudes.

  • Se conserva la doctrina de la Iglesia Católica acerca de las imágenes, es decir que se acepta tener imágenes, cuadros, medallas y estampas de la Virgen ya que la imagen de una persona amada aumenta el amor.

  • Se recomienda que todos encomienden a Ella su vida y su apostolado rezándole diariamente, pidiéndole su ayuda, encomendándole aquellas almas que deseamos salvar con nuestro apostolado, etc.

  • Se pide que todos la honren devotísimamente o sea, no de un modo ordinario, sino con fiestas muy especiales, adornando sus imágenes y cuadros, peregrinando hacia sus santuarios, repartiendo estampas suyas, novenas, etc.
0 Feed Rss de Religión Católica Romana



 
Ir Arriba