ÚLTIMOS ARTÍCULOS
Cargando...
miércoles, 12 de septiembre de 2012

Triduo Pascual: Jueves, Viernes y Sabado Santo, Vigilia pascual

miércoles, septiembre 12, 2012

El triduo Pascual está formado por el Jueves Santo, Viernes Santo y Sábado Santo.

Jueves Santo: La última Cena

La misa vespertina del Jueves Santo, es decir de la cena del Señor, se celebra a la misma hora del atardecer en la que Jesús celebró por primera vez la eucaristía encargando a sus apóstoles repetir esta acción.

Esta misa abre el triduo Pascual y es la preparación para la gran eucaristía del año, o sea la de la noche santa. Las prescripciones que encontramos en el Antiguo Testamento sobre la cena pascual fueron seguidas por Jesús en aquella última cena, con la diferencia que cambia el contenido de las bendiciones tradicionales sobre el pan y el vino para referirlas a su propio cuerpo y sangre.

Además se rememora el lavatorio de los pies que Jesús le realizó a sus discípulos.

Viernes Santo: La Pasión del Señor

La eucaristía no se celebra en este día ni tampoco en sábado y el altar permanece desnudo por completo. Y cerca de las tres de la tarde se celebra la Pasión del Señor que consta de tres partes: la liturgia de la palabra, la adoración de la Cruz y la distribución de la sagrada comunión con el pan consagrado en la misa de la Cena del Señor.

La adoración de la Cruz es una ceremonia antigua que se originó en Jerusalén en torno a la reliquia del Santo leño venerado junto al Monte Calvario.

El Viernes Santo es además día de ayuno.

Sábado Santo:

En este santo día no se celebra el sacrificio de la misa ni tampoco se recibe la comunión, aunque sí se puede rezar la liturgia de las horas. El altar sigue desnudo, sin candelabros, cruz ni manteles. Durante este día la Iglesia permanece junto al sepulcro del Señor para meditar su pasión y muerte, sabiendo que el descenso al reino de la muerte es el primer paso de la victoria de Cristo sobre la misma.

Vigilia pascual: Noche Santa

Esta liturgia nocturna comienza su celebración con la liturgia de la luz o lucernario, que es la bendición del fuego y preparación del cirio pascual: fuera de la Iglesia, donde se congrega el pueblo llevando cada uno una vela, se enciende fuego.

El celebrante bendice el fuego y con este enciende el cirio pascual. Luego el pueblo encienden sus velas a partir de la llama del cirio pascual. Luego de la liturgia de la palabra se realiza la liturgia bautismal, que es cuando se procede a la bendición del agua común y se realiza la renovación de las promesas bautismales poniéndose el pueblo de pie con las velas encendidas en sus manos. Y finalmente se realiza la liturgia eucarística.

Feed Rss de Religión Católica Romana



 
Ir Arriba