0

ÚLTIMOS ARTÍCULOS
Cargando...
viernes, 19 de abril de 2013

Antífona, antífonario, antífona mariana: Liturgia de los salmos

viernes, abril 19, 2013

Antífona designaba antiguamente a la salmodia alterna en dos coros que en el siglo VI sustituyó casi en todas partes a la salmodia responsorial.

El segundo coro repetía el versículo del primero o pasaba al siguiente, o bien cantaba un refrán tomado del salmo o de otro texto de la Sagrada Escritura.

A través de los siglos aparecieron dos anomalías: en la misa la antífona se conservó y el salmo desapareció tal como sucede en el ofertorio y la comunión o quedó reducido a un solo versículo como ocurre con el introito de todas las misas y con el ofertorio y la comunión de la misa de difuntos.

En el oficio el salmo se ha conservado, y la antífona se ha situado en el principio y el fin del salmo de una serie de salmos.

Actualmente se llama antífona a un verso tomado de la Sagrada Escritura que se canta dos veces: una antes y otra después del salmo.

El verso que forma el texto del antífona contiene la idea principal del salmo que se está cantando y marca el rumbo hacia donde poner la atención y lo que se debe comprender y considerar del mismo.

El "Salve Regina" y el "Regina Coeli" se conocen como las antífonas de la Virgen María. En un comienzo estas canciones eran cantadas con relación a los salmos, pero finalmente desde el año 1239, por orden del Papa Gregorio IX se comenzaron a cantar en forma independiente.

El antífonario es el libro litúrgico complementario del Misal que contiene la música gregoriana. En un comienzo solamente contenía los textos de las antífona. Con el transcurso del tiempo éstas evolucionaron y empezaron a ser cada vez más extensas, a punto tal que se las empezó a musicalizar, como sucedió por ejemplo con la antigua antífona del Magnificat

0 Feed Rss de Religión Católica Romana



 
Ir Arriba