0

ÚLTIMOS ARTÍCULOS
Cargando...
jueves, 16 de mayo de 2013

Ciclo santoral del año liturgico, martires, liturgia de los difuntos

jueves, mayo 16, 2013

La parte del Ciclo Santoral del Año Litúrgico la constituyen las fiestas de los santos, servidores de Cristo a quienes Dios ha escogido para desempeñar un papel en la obra de la encarnación y de la redención, y entre los cuales ocupa el primer lugar la Virgen María, seguida de los santos ángeles, San Juan Bautista, San José, San Pedro, San Pablo y los demás apóstoles.

Este ciclo está compuesto por las fiestas de la Santísima Virgen, de los Santos Ángeles, de San Juan Bautista, de San José, de los Apóstoles y de los Evangelistas, de San Joaquín y de Santa Ana, de los Mártires, de los confesores, de las vírgenes y de las santas mujeres, de la dedicación de las iglesias y de la liturgia de los difuntos.

Las fiestas de los santos ángeles están en su mayor parte asociadas a dedicaciones de iglesias consagradas a algunos ángeles. La Iglesia, por estar edificada sobre los cimientos de las apóstoles, le debe a éstos un culto especial, y por eso también son recordados.

Las fiestas de los Mártires son las más antiguas y se remontan al siglo II. Al principio el culto se conmemoraba principalmente en los lugares donde se conservaban sus reliquias, pero más tarde esta costumbre se extendió por toda la cristiandad y desde el siglo IX se celebró el 1 noviembre en Roma, en el antiguo Panteón consagrado a Dios, al cual se habían trasladado los restos de los mártires procedentes de las catacumbas, conmemoración solemne de todos los santos que dio origen a la fiesta consagrada a todos los que han triunfado ya en la gloria, llamada de Todos los Santos.

A los mártires se fueron poco a poco asociando los cristianos que sin haber sufrido martirio habían merecido por su vida el nombre de testimonios de Cristo. Así junto al martirio rojo, o sea por efusión de sangre, se conmemoraba el martirio verde de la penitencia rigurosa y el martirio blanco de las buenas obras en general y la virginidad en particular. El culto tributado a todos los santos enriqueció rápidamente el calendario cristiano.

La liturgia de los difuntos comenzó con las reuniones que se realizaban alrededor de las tumbas de los mártires donde se celebraba la Eucaristía y se honraba a los que habían entregado su vida por Cristo. Se rogaba también por los cristianos difuntos que no eran mártires. Por otra parte, de una manera general, se rogaba por los difuntos cada vez que se celebraba la Santa misa. La fiesta de los fieles difuntos se celebró por primera vez en el año 998 y en el siglo XIII se le señaló la fecha del 2 noviembre.

0 Feed Rss de Religión Católica Romana



 
Ir Arriba